Cuando tienes una compañía, sea cual sea e independiente del rubro, siempre es bueno tener presencia en línea para darte a conocer a ti y tu trabajo, independiente de dónde y con quién estés. Si bien un sitio web es un buen comienzo -con el cual acá en Grupo Intelecto te podemos ayudar-, una opción gratuita y moderna de estar presente en la Internet son las redes sociales.

Además de ser gratuitas, te permiten una personalización rápida y efectiva, y además puedes comunicarte fácilmente con tu audiencia para resolver dudas y llevarles tu producto directamente, ya que ellos son quienes deciden seguirte a ti o a tu marca. A continuación, te damos un par de consejos útiles al momento de crear y mantener redes sociales para tu emprendimiento.

Elige el público al que quieras llegar eligiendo tus redes sociales.

Existen distintas redes sociales actualmente en la Internet. Si bien, es buena idea al menos registrar tu nombre en la mayor cantidad de ellas para que puedas para asegurarte el nombre y que nadie te lo gane o se haga pasar por ti, al fin del día enfócate en utilizar aquellas con las que sabes que puedes llegar a más gente.

Esto dependerá netamente del público al que quieras alcanzar, pero de manera universal lo más utilizado es Facebook, Twitter e Instagram. Actualmente Instagram es la red social más utilizada en Chile, y ten en mente que la gran mayoría del público llega principalmente a dichas redes por sus celulares, más aún teniendo en cuenta que casi todas las compañías de telecomunicación móvil ofrecen redes sociales gratuitas.

Entonces, prioridad es Facebook e Instagram, luego puedes montar un canal de YouTube si lo deseas para contenidos multimedia, pero los otros dos sitios mencionados también pueden subir videos, los cuales deben ser breves para captar al cliente, pero eso lo veremos en otro momento en detalle.

Twitter tiene una buena cantidad de alcance, pero enfocado al usuario más preadolescente o adulto joven, públicos difíciles de alcanzar, pero como mencionamos, todo dependerá del público en el que buscas establecerte.

Complementa apropiadamente tus redes con tu imagen corporativa

Una vez definido donde deseas comenzar a trabajar, es momento de poner manos a la obra, comenzando con editar la información apropiada de tu empresa. En Facebook puedes colocar un sinfín de detalles, pero recuerda mantener todo breve y conciso, el potencial cliente no desea ver murallas de texto.

Esto sobre todo es importante en redes como Twitter e Instagram, donde la idea es ser lo más conciso posible (y recuerda que Instagram no permite compartir enlaces más allá de lo disponible en su biografía).

Una vez que escribas lo básico, como tu rubro, dirección y contacto, hay que poner esos logos. En Grupo Intelecto podemos ayudarte con la creación o mejoramiento de tu imagen corporativa, ya con ello listo, es momento de poner esos avatares y banners.

En el apartado de avatar, quizás ya te has percatado de que prácticamente todos los avatares son circulares ahora, por lo que es importante que edites las imágenes cuadradas que estás subiendo adecuadamente. Reduce un poco el tamaño de tu logo, centrándolo en el recuadro y alejándolo de los bordes la imagen, así podrás asegurarte de que nada de lo importante a resaltar en la imagen del logo, sea devorado por el circular de las redes.

En lo que se refiere al banner (Twitter, Facebook, Youtube), puedes ser creativo, ya sea promocionando un producto, alguna imagen general/genérica o algo que llame la atención. Considera igualmente que, en Facebook, el banner puede aparecer en tu feed o biografía, aunque es posible de ocultar posteriormente.

Sigue a tus seguidores, pero no sigas a todo mundo

Una forma rápida de generar acercamiento con la gente que revisa tus redes sociales es seguirlos de regreso, al menos cuando estás comenzando a montar una red y afiatando una comunidad. Si ves que alguien te sigue por lo que ofreces, una rápida muestra de interés por el cliente es devolverle la mano con ese preciado “follow”.

Sin embargo, no te vuelvas loco siguiendo a absolutamente todo el mundo, quien sigues también puede hablar de tu marca a la gente que pueda dedicarse a ver dicha información, la cual recuerda que es pública. Tampoco te pongas a seguir a absolutamente todo el mundo esperando que te sigan de vuelta, tácticas así pueden incluso ser consideradas como “desesperadas”.

Dale una vuelta al mundo de redes sociales y sigue a compañías o personalidades/autoridades similares a tu rubro, pero no esperes siempre algo de vuelta, todos cuando comienzan en el mundo de las redes sociales y que no son una megapotencia de antemano tendrán dificultades para conseguir gente en masa los primeros meses andando, pero recuerda que la constancia de contenidos y actividad mostrarán números positivos de manera lenta pero segura.

Produce tus contenidos enfocados y precisos

Es momento de pasar brevemente al corazón de tu red social: el contenido. Ésta es la parte más importante, pues debes definir el qué quieres ofrecer y cómo lo quieres ofrecer.

Acá nos podemos ir por una serie de aristas, las cuales es bueno conocer y definir.

  • Qué quieres ofrecer o vender: La respuesta puede ser sencilla, como simplemente vender el producto o servicio que tienes, lo cual es muy directo y simple. Pero, por ejemplo, también puedes vender otras cosas que hace tu producto o como algo que desees que genere: Coca-Cola vende felicidad. Las agencias de viajes venden experiencias. Los fabricantes de zapatos venden comodidad, etc. Hay una gran gama de sensaciones, emociones, que puedes vender, además de simplemente el producto/servicio en cuestión, pero dependerá netamente de tu enfoque como empresa/compañía hacia dónde quieres apuntar dicha venta y definir el público al cual quieres llegar.
  • Cómo quieres venderlo: El cómo se enfoca ya en la producción dura de los contenidos. El estándar de las empresas es ofrecer un breve texto con lo que se desea promocionar, acompañado de algún acompañamiento visual para hacer más potente la entrega del contenido. Puede ser un texto con una imagen, o un video producido para el cometido. Puedes ocupar audios o set fotográficos igualmente.

Un consejo muy importante al momento de generar este contenido es que debes ser conciso y preciso. La capacidad de atención de la gente es cada vez menor en esta época, y la idea es enganchar a los consumidores de manera inmediata antes de perderlos. Facebook recomienda subir videos de más de 3 minutos para un mejor “engagement”, pero si no es un video de memes, noticias o datos curiosos, como marca, el usuario no te prestará demasiada atención de por sí. Por ello, es bueno no superar el minuto de duración cuando se habla de videos.

Respecto a la imagen, el error principal que muchos cometen en poner demasiado texto en la imagen en sí que se publicita, la idea es poner dicho texto como acompañamiento a la publicación, y dejar que la imagen sea llamativa y haga el trabajo por sí sola, junto a uno que otro logo no provocando demasiado ruido visual.

Tampoco tengas miedo de usar las “historias” de Facebook e Instagram, son herramientas útiles para mensajes breves y precisos que no requieran demasiado texto, se pueden personalizar y hasta incluir animaciones, así que no tengas miedo de aventurarte con ellas.

Sé constante, demuestra que estas vivo

La gente inmediatamente se percata de cuando alguien con presencia en línea súbitamente deja de publicar y hay que evitar eso.

Principal consejo: No tienes por qué publicar todos y cada uno de los días de semana. Cuando los seguidores ven demasiada actividad diaria de una marca, por más bien intencionada que sea, fácilmente puede ser calificada como “Spam”, o contenido repetitivo indeseado. Hay que dejar a la gente respirar o se provocará el indeseado efecto de “hastiar” al consumidor.

Programa un calendario de días de publicaciones, e incluso adelanta sus contenidos si son atemporales, dígase que no sea necesario que se publiquen de inmediato para que tengan sentido, siempre y cuando no hablan sobre un tema de actualidad, por ejemplo.

Si eres una marca grande, puedes darte el lujo de aparecer de lunes a viernes en los feeds de la gente varias veces al día, porque hay demanda por ti y/o tu producto. Pero cuando empieces, trata de ser constante dependiendo de tus necesidades personales/empresariales y de lo que la gente quiera ver en tus contenidos y cuánto los quieran. Aquí también influye tu rubro, producto/servicio, etc.

Como recomendación general, parte con 2 publicaciones a la semana, ocupa el resto de tu tiempo en responder las potenciales dudas y consultas que tus clientes puedan hacerte llegar por redes sociales y que puedas resolver por ahí. Hablando de ello…

Responde adecuadamente las consultas y cuidado con los comentarios

Las redes sociales pueden ser un arma de doble filo si no sabes cómo ocuparlas. Por una parte, son una gran herramienta para conectarte con tus clientes directamente, pero, por otro lado, puede abrir la puerta e invitar a actores indeseados.

Invierte bien tu tiempo en resolver consultas genuinas de tus potenciales clientes y consumidores, y responde de manera ágil (no tiene que ser inmediato, pero sí lo suficientemente rápido para que la persona no pierda interés) lo que puedas responder, que sepas y manejes. En caso contrario, mejor consultar a quienes sepan y puedan lidiar con el tema, ya sea preguntando o derivando a otras personas.

Cuando veas algún cliente molesto por alguna falla del servicio o producto, intenta consultar que resultó mal, ver si se puede solucionar o al menos conseguir alguna clase de feedback para el futuro. No intentes ir en contra del cliente molesto u obligarlo a hablar, no habrá muy buenos resultados en comenzar un pleito innecesario, y en la era de la Internet, cualquier cosa que digas puede ser utilizada en tu contra (sobre todo si eres una marca conocida), por lo que siempre recuerda utilizar un lenguaje correcto y cortés, ofreciendo una solución.

Finalmente, siempre habrá gente con mucho tiempo disponible en sus manos que podría buscar molestarte con tal de generar alguna respuesta indeseada, en estos casos simplemente ignora a los trolls, bloquéalos o siléncialos, si es que la red social tiene dichas herramientas.

Obviamente existen mucho más consejos, trucos y recomendaciones al momento de manejar redes sociales, pero esto debería ser útil por ahora, tanto para uso personal como para hacer crecer tu marca empresarial u otras.

No olvides que aquí en Grupo Intelecto podemos ayudarte con todo esto y más (sitios web, diseños y asesoría comunicacional, entre otros) así es que si tienes en mente hacer crecer tu negocio a través de Internet, no dudes en llamarnos al +564 2 245050 o escribirnos a info@grupointelecto.cl.

[Imágenes de portada: Con elementos de BizKette1]