Mediante una presentación de una hora en el marco de la Game Developers Conference en San Francisco, California, esta tarde la gente de Google finalmente dio a conocer su flamante y nueva plataforma de videojuegos, la cual contará con todo el poderío de la nube, ello con Stadia.

Stadia es el nombre de su plataforma de streaming, la cual no será una consola, sino una suerte de aplicación que podrá funcionar en cualquier dispositivo que decodifique video, entre ellos PC, Tablets y Smartphones, todo siendo transmitido desde la nube con el poder de los servidores de Google, permitiendo poder jugar entre todas las plataformas.

El servicio promete baja latencia sin importar la ubicación de los jugadores y su velocidad de conexión, donde a mejor calidad de conexión, mejor será la calidad de imagen. Igualmente también revelaron su propio control, el cual contará con un micrófono incorporado y compatibilidad con el Asistente de Google.

Las especificaciones técnicas de Stadia son bastante impresionantes, con un equipo de 10.7 teraflops de poder, más del doble que una PS4 Pro y tanto como ésta y una Xbox One X combinadas, todo corriendo en un procesador personalizado de AMD con 16GB de RAM.

Respecto a los juegos, Stadia permitirá compartir momentos de juegos para retar a otros usuarios a vencerlos, Youtubers podrán jugar con sus espectadores en vivo y en línea de forma instantánea, será posible jugar y transmitir en 4K y 60 FPS al unísono, y se espera que a futuro se pueda jugar a 8K de resolución y con 120 cuadros por segundo.

Entre los primeros juegos anunciados con soporte para Stadia están Assassin’s Creed Odyssey (con el cual probaron el sistema), el nuevo Doom Eternal y NBA 2K. Más juegos serán anunciados en algún momento de nuestro invierno, y también tienen su propio estudio de desarrollo. Este es Stadia Games and Entertainment, el que tendrá a Jade Raymond a la cabeza, quien previamente ha trabajado con EA, Sony y Ubisoft.

La plataforma Stadia estará disponible en algún momento de este año, lanzándose primero en Estados Unidos, Canadá, México y algunos países de Europa.

[Fuente: The Verge]