Luego de que fuese despedido de su cargo en julio del año pasado, Deadline ha confirmado este viernes que James Gunn, el director de las dos primeras y exitosas películas de los Guardianes de la Galaxia, volverá a Disney para filmar al tercera parte de la saga.

La polémica se dio luego de que un grupo de ultraderechistas estadounidenses escarbara en el pasado de Gunn donde hizo chistes de mal gusto respecto a menores de edad hace unos años atrás, hecho por lo cual ya pasó bajo el escrutiño público al menos dos veces en su carrera y por lo que pidió disculpas públicas en ambas ocasiones. Ante los reportes de medios como Fox News, Disney no baciló y fue inmediatamente removido de su cargo como director. Se dijo que el resurgimiento de sus dichos fueron una suerte de “venganza” a Gunn por sus comentarios críticos hacia el presidente de los Estados Unidos Donald Trump.

El elenco de las películas, Chris Pratt, Zoey Saldana, Dave Bautista, Vin Diesel, Bradley Cooper, Sean Gunn, Michael Rooker y Pom Klementieff protestaron al respecto, así como los fans del director y la franquicia clamaban por el regreso de James.

Ahora esta de vuelta, con Disney dándole una segunda oportunidad luego de meses de conversaciones con el director respecto a la situación. Deadline indica que las principales razones para permitir su regreso fueron su buen comportamiento ante la situación, el haber admitido a tiempo toda la responsabilidad de sus dichos, y el no haber realizado comentarios negativos hacia Disney durante todo este periodo.

Como parte del acuerdo de retorno, Disney permitirá a James Gunn finalizar todo su trabajo en Suicide Squad 2, trabajo para el que ya fue contratado por Warner Bros. y DC Comics. Una vez que termine con ello, comenzarán las filmaciones de Guardians of the Galaxy Vol. 3, presuntamente con su mismo guión original. No hay detalles de sobre como será dicha cinta, por ahora Marvel tiene todos sus esfuerzos enfocados en el estreno de Avengers: Endgame a finales de abril, del cual intencionalmente no han querido revelar nada aún.